REFLEXIÓN SOBRE LA IMPORTANCIA DEL SHOOT-OUT. POR MICHEL MIKHAELIDES

Os presentamos la primera entrega de “El Rincón del Mister”. Inauguramos la sección con la participación de Michel Mikhaelides, Entrenador Nacional de Balonmano por la Federación Francesa de Balonmano, Presidente del Club Balonmano Playa Barbate y miembro del Staff Técnico del Club desde 2005, siendo así uno de los más veteranos del balonmano playa nacional en la parcela técnica. 


A lo largo de estos años, a partir de la evolución y mejoría del balonmano playa junto a su importancia en el devenir de los resultados en la alta competición, nos lleva a reflexionar sobre la importancia del shoot-out.

Nuestra experiencia (sin estadísticas de por medio) nos demuestra que la mejoría del nivel de los equipos de balonmano playa ha llevado a una situación en la que gran parte de los partidos en fase final se deciden en la tanda de shoot-out, sin olvidar los equipos, digamos, no punteros, que pueden dar más de un susto en fase de grupo si un equipo no es capaz de mantener la atención durante la totalidad de los dos sets.

En nuestro caso, si pudiéramos recordar cuantos partidos y  torneos hemos perdido en la tanda del shoot-out a lo largo de todos los campeonatos donde hemos participado, podríamos deducir que se trataría de una fase de juego que no hemos trabajado lo suficiente o debidamente. Los equipos punteros en Europa (croatas, rusos, serbios, húngaros…), son especialistas en la tanda de shoot-out y me atrevería a decir que casi desean llegar a ella.

Pienso, por tanto, que los clubes de balonmano playa deben prestarle más atención en los entrenamientos a los shoot-out y trabajarlos más y mejor. Para ello, quizá debamos atender a estas reflexiones y aspectos a tener en cuenta de cara a entrenar y afrontar el shoot-out en competición:

  • Al contrario de lo que comúnmente se dice, el shoot-out NO es una lotería.
  • Técnica de la carrera del jugador entre el momento que recibe el balón y el momento que se enfrenta al portero contrario (distancia a la que debe recibir el balón, cuidado para NO hacer pasos, distancia con respecto al portero, etc.)
  • Atención a la entrega del pasador (técnica, nivel de activación y de atención, etc.) para adecuarse a las necesidades tácticas de la acción dependiendo del lanzador, el portero contrario y la actitud de éste.
  • Reflexionar y elegir el orden de los lanzadores. ¿Utilizamos a nuestros mejores lanzadores al principio? ¿Los dejamos para el final?. Además de los aspectos puramente técnicos y de eficiencia, debemos tener muy en cuenta la capacidad psicológica del jugador para enfrentarse a situaciones de estrés en los lanzamientos que definen el resultado (últimos lanzamientos).
  • La mayoría de equipos punteros suelen tener 5 lanzadores de garantías para el shoot-out. Sin embargo, el devenir de los partidos puede ocasionar que alguno de estos jugadores no pueda participar en ellos (lesión, tarjeta roja, sanción). Es por ello que es estrictamete necesario que los jugadores que normalmente no lanzan los Shoot Out, los entrenen debidamente y sean conscientes de que en cualquier momento el equipo puede necesitar de su total disponibilidad para ganar la tanda de shoot-out. Es trabajo del cuerpo técnico que todos estos jugadores se sientan necesarios y con confianza en todo momento para cuando se de esta situación.
  • Actitud anímica, sobre todo si después de haber ganado el 1º set hemos perdido el segundo.
  • Tener más cuidado en el posicionamiento de los pies en el giro. Al contrario de lo que sucede en acciones de juego normal, en el caso del shoot-out los árbitros atienden a un número de estímulos mucho menor, incidiendo de forma importante en aspectos como los pasos, la línea y sobre todo el posicionamiento de los pies para asignar valor doble al lanzamiento. En la imagen podemos ver el criterio para los pies según la normativa EHF.

GIROS

  • Importancia del PORTERO:
    • Pienso que el resultado de un desenlace feliz depende en un 75% del portero. En el caso de los grandes porteros a nivel internacional, sabemos que en la mayoría de las tandas de shoot-out van a parar por lo menos uno o dos lanzamientos. Esta circunstancia mina la moral de algunos jugadores y hace aumentar la posibilidad de fallo.
    • Tenemos que hacer un trabajo específico con nuestros porteros para mejorar su rendimiento en esta fase de juego.
    • Tenemos que estar convencidos y convencer a nuestros porteros de que van a parar también tanto como los mejores, porque para nosotros es EL MEJOR.
    • Aunque cada vez más, los equipos tienden a tener dos porteros, es necesario, mientras no tengamos un segundo portero o incluso teniéndolo, entrenar a algún jugador de campo en caso también de lesión o de roja de nuestro portero titular, ya sea para actuar como portero convencional o como jugador que salga a cortar o a crear dudas en el lanzador.